Desarrollo

-A A +A

Debido a que la siderurgia es base y origen para el surgimiento de otras industrias y manufacturas, debido a su especial capacidad para generar empleos de calidad, desarrollo tecnológico y capacitación, y los fuertes y prolongados vínculos que desarrolla con sus comunidades y su cadena de valor, la industria del acero es considerada un motor de desarrollo y progreso de las sociedades.

América Latina produce alrededor del 5% del acero del mundo. Para eso, la industria del acero emplea a casi 225.000 personas en forma directa, en más de 160 plantas productivas distribuidas a lo largo de todo el continente. Pero además, la siderurgia es una gran multiplicadora de empleo. Según estimaciones de worldsteel -la asociación que reúne a la industria a nivel global-, el número de empleos relacionados a la cadena de valor del acero de Latinoamérica superaría los 5,5 millones, cuando se integran los empleos indirectos.

El consumo per cápita de acero de un país o una región es una métrica adecuada de su nivel de vida y desarrollo. Así, las sociedades más avanzadas, son a la vez las que más cantidad de acero consumen. Actualmente, el consumo promedio mundial per cápita anual de acero es de 225 kg. América Latina todavía se encuentra por debajo de dicho promedio: 130 kg/año por habitante.

Poblada mayoritariamente por jóvenes, con un número creciente de sus habitantes integrándose a sus clases medias y al consumo, con excelentes fuentes de energía y abundantes recursos naturales, América Latina es una tierra que promete un futuro brillante y sustentable. La industria del acero está en el centro de la estrategia que se requiere para construirlo.