Alacero-60 | Factores internos y externos presionan industria del acero en América Latina

-A A +A

Alacero – Buenos Aires, Argentina, Noviembre, 2019.

En medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y un escenario de incertidumbres en la mayor parte de América Latina, los principales actores de la industria del acero de la región estuvieron reunidos entre el 12 y el 13 de noviembre en el Congreso Latinoamericano del Acero – Alacero 60, que se realizó en Buenos Aires, Argentina. En los dos días de paneles, 1.220 inscriptos de 660 locales de más de 37 países representando Latinoamérica, Europa y Asia siguieron el debate de expertos acerca del panorama del acero y las proyecciones para el futuro.
 
“Es preocupante para la región los fuertes desequilibrios en la balanza comercial, particularmente con China. No solo nuestro déficit con este país es muy grande, sino que el 90% de lo que exportamos son productos primarios. Latinoamérica vive una fuerte desindustrialización. Por cada millón de dólares de productos metalmecánicos importados, se pierden más de 60 empleos en la región”, dijo Máximo Vedoya, presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero y CEO de Ternium en su discurso de apertura.
La opinión del ejecutivo fue compartida por Martín Berardi, presidente del Comité Organizador de Argentina y de la Cámara Argentina del Acero. “Enfrentamos a las circunstancias posiblemente más complejas que hayamos vivido, con tendencia a la regionalización y guerras comerciales. Latinoamérica aún está enfrentando sus propios problemas, con cambios políticos y económicos importantes, contenciones sociales que emergen en varios países, y que están en un proceso que está lejos de terminar”, destacó.
 
El ministro de Producción y Trabajo de Argentina, Dante Sica, fue optimista, abordando los importantes avances de la región. “Avanzamos en una agenda de modernización del Mercosur, tratando de tener un proceso de integración mucho más fuerte en las negociaciones. El acuerdo con la Unión Europea nos abre un mercado de 800 millones de consumidores de alto valor de ingreso. La región pasó de tener acuerdos con menos del 10% del PIB mundial y con este acuerdo pasamos a integrarnos con casi el 30% del PIB mundial”, afirmó.
 
El acero, sus insumos y el futuro
Para Sergio Leite, CEO de Usiminas estamos viendo una reducción en el comercio mundial debido al aumento de barreras por parte de varios países y una gran volatilidad en los precios de nuestros principales insumos. “Lo que lleva a una reducción en los márgenes comerciales”.
 
El uso del acero en China fue otro punto de preocupación. “La intensidad del uso del acero disminuye a medida que se desarrolla la economía. Ya comenzamos a ver algo de latencia ahora en China, donde en el panorama general podemos ver una caída”, comentó Edwin Basson, director de Worldsteel. “El mercado del acero se ve relativamente saludable desde la perspectiva de la gestión de la industria”, calificó Paul Butterworth, experto en materias primas y gerente de la consultoría CRU. La previsión para la producción de acero bruto en 2024 es un crecimiento de 1,5 en los próximos cinco años, el equivalente a una producción adicional de 100,4 millones de toneladas, según la compañía.
 
Ante este escenario, los participantes consideraron la adopción de una agenda de soluciones para los próximos cuatro años para la industria del acero en América Latina y en general para la agenda económica-política de la región. En el análisis de Andrés Malamud, politólogo e investigador principal en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa, América Latina se fragmenta y reunifica en diferentes direcciones, lo que trae una realidad compleja para la región. Frente a eso, Murillo de Aragão explicó que Brasil, un importante participante del mercado, continúa en un proceso de reforma política y económica, pero que proyecta un 2020 favorable. “La histórica concentración bancaria está cambiando y nuevos actores están ofreciendo crédito”, afirmó.
 
Para Antonio Ortiz-Mena, vicepresidente Senior en Grupo Albright Stonebridge (ASG), la guerra comercial entre Estados Unidos y China es un dato estructural, el cual se vincula con el nuevo tratado comercial entre México, EE.UU. y Canadá. “Es poco probable un acuerdo regional a nivel Latinoamérica con México”, apuntó. El economista argentino Rodolfo Santángelo abordó el nuevo gobierno argentino y dijo creer que se puede estabilizar la macroeconomía. “Argentina debe convergir en un mercado de cambios segmentado, con un dólar regulado para la industria y sectores estratégicos y otro financiero libre, con una brecha que funcione como termómetro de la sustentabilidad del programa económico”, afirmó.
 
Industria en transformación
La industria está cambiando constantemente, y Sergio Kaufman, presidente de Accenture, explicó que necesitamos repensarla de forma completa desde “el producto, la logística hasta toda la concepción interna y principalmente la gente”. Para Roberto Demidchuk, CIO de Ternium, es cada vez más evidente que la tecnología avanza de forma inevitable y exponencial. “Esta dinámica es fuertemente impulsada por el desarrollo de la computación, de la conectividad, de la capacidad de almacenamiento, y por una baja de costos. Trátase del impacto de la convergencia de estos factores en el ámbito de la industria y manufactura, que crea un escenario que llamamos industria 4.0”, dijo.
 
Ante esta nueva realidad de abundancia de tecnología, Gustavo França, CIO de Gerdau, garantizó que se debe crear un entorno adecuado para que la digitalización traiga una ventaja competitiva. "Hablamos de un entorno más abierto, con retroalimentación continua, inclusivo y diverso, con colaboración, sin silos ni jerarquía. Un enfoque empresarial completamente abierto donde la innovación es el corazón de la discusión diaria, donde podemos cuestionar continuamente el estatus quo de la organización”, afirmó. “Las personas son las grandes provocadoras de estas transformaciones”, concluyó Paula Harraca, presidente de Açolab en ArcelorMittal. Para ella “estamos viviendo un momento único en que reconocemos que son las personas las que hacen que sucedan las cosas.”
 
Cerrando el primer día de debates del Congreso, Paolo Rocca, presidente y CEO del Grupo Techint, destacó las oportunidades y desafíos de la industria del acero en América Latina. “El acero va a recuperar el crecimiento en Latinoamérica en la medida en que lleguemos a fortalecer nuestra cadena de valor. No nos salvamos solo de una desindustrialización, sino que tenemos que construir el camino para el desarrollo junto con nuestra cadena y nuestra comunidad”, reflexionó.
 
Inteligencia colectiva: el algoritmo de la sustentabilidad
Según Isabel Aguilera, consultora independiente en Estrategia, Innovación y Emprendimiento y Profesora Asociada en ESADE Business School, vivimos en un mundo altamente automatizado “Tendremos que enfrentar nuevos retos. Pensar como una plataforma es necesaria para agregar valor: el ganador no se lleva todo, sino que ese es el que comparte valor dentro de su ecosistema. No basta adaptarnos, tenemos que hacer el futuro”, propuso.
 
Henrique Hélcio Eleto dos Santos, gerente corporativo de Coproductos y Sustentabilidad en Usiminas S.A mostró cómo aprovechar los residuos de la producción del acero. “Es posible usar agregado de escoria de acero mezclado con arcilla en caminos rurales, evitando el polvo y permitiendo el acceso a la salud, la seguridad y la generación de riqueza para la comunidad”, dijo.
 
El nuevo paradigma habilitado por la economía circular fue destacado por Sebastián Bigorito, director ejecutivo del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS). “La economía circular es una solución para los residuos de la producción del acero, que pueden ser utilizados para otro proceso productivo. Pocos materiales tienen esta posibilidad como tiene el acero”, enfatizó Bigorito. Erika Bienek, directora de Relaciones con la Comunidad del Grupo Techint, destacó el tema de la educación como vehículo del progreso. “Para alcanzar el crecimiento es necesario tener visión de largo plazo, que significa pensar de forma conjunta”, dijo.
 
La expectativa de recuperación del crecimiento en la región se basa en las propiedades únicas del acero. “El acero es un producto reciclable una y otra vez sin perder sus cualidades y nos introduce directo a la economía circular. La sustentabilidad, sin embargo, requiere una visión integral para entregar valor a las empresas y a la sociedad”, comentó Carlos Facundo Velasco, gerente de relaciones institucionales  y asuntos públicos de AcerlorMittal (ACINDAR).
 
“Los modernos sistemas constructivos de vivienda con estructura en acero reúnen  los mundos de la ingeniería con lo social, donde utilizamos tecnología con propósito para crear ingeniería sin fronteras, que pueda anticipar las necesidades”, propuso Adán Levy, cofundador de Ingeniería Sin Fronteras Argentina (ISF-Ar). La colaboración fue debatida como un punto de equilibrio. “Necesitamos ejemplos de trabajo en equipo ganar-ganar, donde se solucionan problemas sociales, se hace una política de estado y se encuentra un buen negocio para las empresas”, recomendó Juan Manuel Lesmes, director Ejecutivo de la Cámara Fedemetal de la ANDI y Secretario Regional de Alacero en Colombia. La prueba de esto es cómo el acero ha permitido el desarrollo de áreas necesitadas de Buenos Aires. “El gobierno está trabajando con acero desde 2015 para organizar, integrar y desarrollar el Barrio 31 como parte de la ciudad de Buenos Aires”, dijo Juan Ignacio Salari, subsecretario de Infraestructura, Vivienda y Coordinación Gubernamental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
 
Panorama de la industria
“El pico del precio de los commodities fue en el 2012, y desde entonces Latinoamérica creció mucho menos que el mundo. La situación del consumo es que la región muestra algunas señales de recuperación”, dijo Martín Berardi,  presidente y director general de Ternium Argentina. Para Carlos Arturo Zuluaga, miembro del Directorio de Alacero y Presidente Corporativo en Acerias de Colombia (ACESCO), "todos los logros que estamos teniendo como empresas en el mundo del acero pueden ser nada frente a lo que pueda presentar los peligros que está sufriendo América Latina en términos de democracia, condiciones y propiedad privada", advirtió.
 
“Creo que nuestra tarea, que hace treinta años era sólo producir acero, y que después fue pasando por la seguridad y empezó ahora por el medio ambiente, también tiene que ver con la forma en que nosotros apoyamos y damos ejemplo de que la industria es una solución a eso”, dijo Máximo Vedoya, CEO de Ternium y presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero). En este sentido, Gustavo Werneck quien es CEO de Gerdau mostró optimismo. “Veo el futuro del acero mucho mejor de lo que ha sido en los últimos años. Estamos descubriendo diferentes formas que nos permitirán reinventar esta industria, pero necesitamos posicionarnos como protagonistas de nuestra propia historia”, comentó.
 
Raúl Gutiérrez Muguerza,  director general de Deacero, recordó que la industria tiene mucho a ofrecer a la desigualdad del mundo. “Somos el motor de desarrollo de las economías y creo que esta era de digitalización nos trae grandes oportunidades para mejorar este gap entre unos y otros”, dijo. “Lo más importante en las empresas son las personas, y cada día queremos más tiempo para potenciar, retener el talento y desarrollar profesionales para que tengan más protagonismo”, concluyó Jefferson de Paula CEO de ArcelorMittal Long Carbon Americas.
 
Acerca de Alacero
Alacero – Asociación Latinoamericana del Acero – es la entidad civil sin fines de lucro que reúne a la cadena de valor del acero de América Latina para fomentar los valores de integración regional, innovación tecnológica, excelencia en recursos humanos, seguridad en el trabajo, responsabilidad empresarial y sustentabilidad socio-ambiental. Fundada en 1959, está integrada por 40 empresas de 12 países de América Latina, cuya producción es cercana a las 70 millones de toneladas anuales.
 
Contacto
[email protected]
+55 11 3195-5803