La industria siderúrgica latinoamericana prevé un escenario positivo con puntos de atención

-A A +A

Cifras destacadas de América Latina en 2018:

  • 65,1 millones de toneladas la producción de acero crudo    
  • 53,7 millones de toneladas la producción de acero laminado          
  • 67,0 millones de toneladas el consumo aparente de acero  
  • 10% bajaron las importaciones de acero latinoamericano
  • 8% bajaron las exportaciones de acero latinoamericano

Alacero – São Paulo, Brasil, 7 de marzo, 2019 – Haciendo eco del ritmo de la desaceleración de la economía en comparación con los mercados globales, el escaso consumo per cápita y las barreras que deterioran su mercado siderúrgico, América Latina ha sufrido caídas en su comercio mientras se mantiene una tendencia de mejora en el déficit de la balanza comercial.

En el año 2018, el consumo de acero laminado bajó 1% mientras que la producción de acero crudo y de laminado subieron en 3,4% y 1,6%, respectivamente, frente a 2017. Cabe destacar que fue positivo que ese incremento haya ido para sustituir las importaciones, cuya participación o share anual bajó 3%. Para empezar el año ya en enero, la producción de acero bruto creció 2,2% en el mismo comparativo, llegando a 5,4 millones de toneladas.

El consumo doméstico en el 2018 fue atendido en un 33,8% por las importaciones, que disminuyeron 9,7% con respecto a 2017. La balanza comercial sigue siendo negativa, pero el déficit en toneladas ha caído 11% en comparación con 2017.

“El consumo y las exportaciones fueron los principales motores que mantuvieron la actividad de la región en el último año. En 2019, la mayor contribución provendrá del sector de la construcción y creación de infraestructura, a pesar de que la mayoría de los países espera un crecimiento moderado, ya que este sector es el que tiene la mayor capacidad y potencial de crecimiento”, dijo Francisco Leal, director general de Alacero.

Producción crece con Brasil manteniendo su liderazgo

Acero Bruto. América Latina y el Caribe presentaron una producción de 65,1 Mt, 3,4% más que en 2017. Brasil sigue siendo el principal productor con una participación de 53% en el total producido en la región (34,7 Mt), un incremento de 1% con relación a 2017. La producción latinoamericana de acero crudo alcanzó 5,4 millones de toneladas en enero de 2019, representando un aumento de 2% con respecto al mismo mes del año pasado.

Acero Laminado. La región produjo 53,7 Mt de acero laminado, 2% mayor que el alcanzado en 2017. Brasil es el principal productor con 23,1 Mt, 43% del total latinoamericano, participación que aumentó 3,2% en comparación a 2017. México se quedó en segundo respondiendo por 35%, con 19 Mt. Para Enero aún no tenemos informaciones completas para reportar.

Consumo de acero laminado desacelera

En 2018, la región registró un consumo de acero laminado de 67 Mt, disminuyendo 1% vs 2017. Los países con mayor baja son: México, Perú y Costa Rica y registraron caídas de 3,2% (-0,9 Mt), 16,4% (-0,6 Mt), 11,2% (-0,1 Mt) respectivamente, sin contar Venezuela donde no tenemos exactitud de la información. Los principales países que incrementaron su consumo, tanto en términos absolutos como porcentuales, fueron Brasil (1.4 Mt adicionales y 7,3%), Paraguay (0,12 Mt y 35,9%), y Colombia (0.1 Mt y 0,6%). Del total latinoamericano 56,5% corresponden a productos planos (37,9 Mt), 42% a productos largos (28,0 Mt) y 1% a tubos sin costura (1,0 Mt).

Balanza latinoamericana sigue deficitaria

En 2018 la balanza comercial, a pesar de continuar negativa, vio el déficit retroceder 11% frente al observado en 2017 (14,5 Mt) cerrando el año en 12,9 Mt. Durante 2018, Brasil y Argentina fueron los únicos países que mantuvieron un superávit en su comercio de acero laminado, 2,4 Mt y 0,8 Mt, respectivamente. Contrariamente, el mayor déficit se registró en México (-6,6 Mt). Lo siguieron Colombia (-2,4 Mt), Chile (-1,6 Mt) y Perú (-1,6 Mt). 

Importaciones. En el último año, América Latina importó 22,7 Mt de acero laminado, 10% menos que en 2017 (25,1 Mt). De este total, 70% corresponden a productos planos (16,0 Mt), 27% a productos largos (6,1 Mt) y 3% a tubos sin costura (0,6 Mt). En diciembre de 2018 las importaciones de aceros laminados de la región subieron 9% en comparación con el mismo mes de 2017, totalizando 1,9 Mt.

Actualmente, las importaciones de laminados representan 34% del consumo de la región, sin embargo, venimos de un 30% de “share” en el 2013 con un ritmo de crecimiento que hasta este año se interrumpió con una baja. Llama la atención el gráfico trimestral que muestra nuevamente tendencia en el 4º trimestre 2018 donde subió a 36% viniendo de 34%. Es urgente cuidar esto en nuestra región ya que trae consigo desincentivos para la industria local, fricciones comerciales y pone en riesgo inversiones y puestos de trabajo.

Exportaciones. Las exportaciones latinoamericanas de acero laminado llegaron a 9,8 Mt, 8% menos que en 2017 (10,6 Mt). De este total, 44% corresponden a productos planos (4,3 Mt), 42% a productos largos (4,1 Mt) y 14% a tubos sin costura (1,3 Mt).

Producción avanza a principios del año

Informaciones de enero de 2019 indican que la producción de acero crudo alcanzó 5,4 Mt en el mes, 8% más que en diciembre de 2018 y 2.2% más que en enero del mismo año.

“Todo indica que la inversión ya no se encuentra obstaculizada en razón de la llegada de nuevos gobiernos en Brasil y México, lo que se espera que sea un factor importante detrás de la aceleración de la producción este año y en el próximo. La inflación se ha reducido significativamente en 2018 en muchos países, lo que proporciona cierto margen para facilitar la política monetaria”, proyecta Francisco.

Con el consumo interno y las exportaciones garantizando el crecimiento de la industria siderúrgica de América Latina, se espera que, entre 2019 y 2020, el consumo aparente de acero gane impulso nuevamente, basado en la mayor tendencia de inversión en mercados regionales y en una mayor confianza de los sectores de la Construcción y el Industrial.