Menor producción de acero bruto en 33 meses preocupa al mercado latinoamericano

-A A +A

Presiones internas afectan el rendimiento, a pesar de la estabilidad del consumo

Alacero - Sao Paulo, Brasil, 04 de noviembre de 2019. El crecimiento de la capacidad mundial se intensificó, haciendo el panorama más desafiador para la industria del acero. Ulf Zumkley, presidente del Comité del Acero de la OCDE, expresó recientemente serias preocupaciones sobre el crecimiento inesperado de las capacidades de producción de acero en 2019, lo que viene empeorando el exceso de capacidad y ha contribuido al aumento de las tensiones comerciales.

Ante este problema, Alacero se ha unido a otras 15 asociaciones de la industria en América del Norte y del Sur, Europa, África y Asia para demandar a los gobiernos de los países productores de acero a fortalecer los esfuerzos para eliminar la sobrecapacidad persistente en la producción, incluyendo foros de negociación como el "Foro Global de Sobrecapacidad del Acero (GFSEC)", del G20, para buscar la implementación inmediata de reglas y soluciones efectivas que reduzcan la sobrecapacidad, su impacto y sus causas.

En medio de las crisis políticas y económicas que impactan negativamente los mercados internos y la competitividad externa, el déficit comercial regional se amplió en septiembre. La producción de acero bruto llegó a 4.692 millones de toneladas (Mt), el peor indicador en 33 meses desde diciembre de 2016, cuando el resultado alcanzó 4.651 Mt. La cifra fluctuó a la baja, quedándose un 5% por debajo de los 4.922 Mt observados en agosto. Además, se ha desacelerado: cayó un 16% en comparación con septiembre de 2018, un 7% en el acumulado del año hasta septiembre y estuvo un 9% por debajo del promedio durante los primeros 8 meses. La caída del 5% en el saldo regional negativo fue impulsada por Brasil (48%), México (24%) y Argentina (12%).

Uno de los factores de la baja producción fue el aumento de los costos del mineral de hierro, que afectó los márgenes de las empresas. Dado el bajo precio del acero y el salto en el costo de las materias primas, algunos productores han optimizado su producción. Otro factor fue el cierre de tres importantes altos hornos en Brasil, el mayor productor de acero de la región. Las perspectivas de baja para los tres mayores productores regionales, por lo tanto, no favorecen una recuperación regional para el año.

Por otro lado, el consumo de productos laminados alcanzó 5.615 Mt en agosto, un aumento del 2% en comparación con julio, y el mejor indicador en 5 meses. Sin embargo, el resultado fue un 6% menor que en agosto de 2018, cuando se registraron 5.977 Mt. Aunque fue un 4% superior al promedio de los primeros 7 meses del año, el total acumulado hasta agosto cayó un 5% en relación al año anterior. El saldo regional fue positivo con 135 mil toneladas, un aumento del 2% en comparación con julio. El aumento fue impulsado por Argentina (40%), Brasil (36%), Chile (36%) y México (20%). Por otro lado, Costa Rica vio caer su demanda un 50% de julio a agosto, acompañando a otros países que también registraron una caída, como Colombia y Ecuador (-9 mil t).

La producción de acero laminado sufrió también una caída, y terminó septiembre con 4,177 Mt, un 8% menos que en septiembre de 2018, alcanzando el nivel más bajo en 7 meses. El resultado fue un 2% inferior al promedio de los primeros 8 meses y retrocedió un 7% en lo que va del año con relación a 2018, aunque disminuyó un 0,9% en comparación con agosto. La caída de 0.9% en el saldo regional negativo de 39 mil toneladas fue liderada por México y Argentina, que, además de aumentar negativamente el déficit, tuvieron saldos individuales negativos mayores que los regionales. Brasil se recuperó con la mejor producción desde mayo, con 1,932 Mt. El resultado brasileño alcanzó el 82% del impacto de Argentina y México. Así mismo, el déficit restante, aunque mínimo, apunta a un estancamiento económico que muestra fragilidad en el cuarto trimestre.

Los factores externos que afectaron los números del mercado del acero latinoamericano a principios de año están dando paso a presiones internas. Como parte del estancamiento económico ante las guerras comerciales y los conflictos internos, el aumento del consumo –resultado de una producción estancada, la caída de las exportaciones y el aumento de las importaciones– apunta a un mercado interno que carece de infraestructura y competitividad. En este contexto, el aumento del déficit comercial regional indica que América Latina se está convirtiendo en un importante consumidor para los mercados extranjeros que aprovechan esta fragilidad”,  dice Francisco Leal, Director General de Alacero.

Factores externos e internos

Además de la desaceleración mundial, agravada por las crisis en Alemania, Italia y Reino Unido con el Brexit, y en consecuencia en China, hay también presiones externas que llegan a América Latina con las guerras comerciales entre Estados Unidos y China y entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE). Los factores internos, por otro lado, están afectando con tipos de cambio, la inflación, el desempleo y otros desafíos sociales, con temas políticos en Argentina, Uruguay, Bolivia y Colombia, así como reformas en proceso en la mismo Colombia, Brasil, Chile y Ecuador; y temas económico-sociales con las crisis en Argentina y Venezuela, y las normas impuestas por el FMI, que han generado una serie de problemas también. Otros factores internos incluyen los bloques comerciales entre Argentina y Paraguay, Argentina y Brasil, y entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

 

Importaciones retroceden

La participación de las importaciones en el consumo se mantiene relativamente estable, representando el 36% del consumo acumulado hasta agosto de 2019, por tercer mes consecutivo. En los primeros 8 meses de 2018 representaron el 35%. En agosto, las importaciones totalizaron 1.987 Mt, 1% más que en julio y el mejor indicador en 3 meses, quedándose 3% por encima del promedio de los primeros 7 meses del año. Por otro lado, el resultado mostró una disminución del 7% en comparación con el mismo mes de 2018, además de una baja del 3% en el acumulado en comparación con el año pasado.

Los mayores descensos fueron en Costa Rica (-40 mil t), Brasil (-15 mil t) y El Salvador (-14 mil t). Las altas principales en las importaciones se observaron en México (48 mil t), Chile (26 mil t), Panamá (25 mil t) y Argentina (11 mil t). México y Argentina apuntan a un reemplazo de la producción por importaciones para satisfacer la demanda interna, lo que debilita sus exportaciones.

 

Exportaciones pierden el ritmo

En agosto, las exportaciones totalizaron 615 mil t, disminuyendo 10% con relación a julio y un 29% en respecto al mismo mes del año pasado – el peor indicador en 11 meses. Además de estar un 21% por debajo del promedio de los primeros 7 meses, el resultado de las exportaciones en el acumulado hasta agosto mostró que hubo una disminución del 9% en comparación con el mismo período de 2018. Las mayores caídas ocurrieron en Brasil (-25 mil t), Chile (-24 mil t) y Argentina (-17 mil t), mientras que los mayores incrementos se registraron en Guatemala (4 mil t) y Perú (3 mil t).

Incluso con la disminución de las importaciones en Brasil, la caída de las exportaciones – que bajaron un 7% interanual en comparación con 2018 –  acompañada de un aumento en la producción y el consumo, aunque breves, indica un estancamiento del mercado interno.

 

Aumento del déficit en la balanza comercial

En agosto, el saldo de la balanza comercial fue negativo, totalizando -1.370 Mt, el peor indicador en 5 meses. El déficit fue un 7% más alto que en julio y un 8% más alto que en el mismo mes de 2018, con un aumento acumulado del 0,6% en comparación con el año pasado. Brasil y Argentina se destacaron por sus saldos positivos de enero a agosto, que crecieron 1,399 Mt y 163 Mt toneladas, respectivamente.

Los mayores saldos negativos en el mismo acumulado fueron vistos por México, Chile, Perú y Ecuador, que representaron el 50%, 16%, 13%, 11% y 7% del déficit, en ese orden. A pesar de las políticas de apertura comercial, las crisis políticas en Colombia, Chile, Perú y Ecuador fueron factores agravantes en este escenario, mientras que México continúa sufriendo la desaceleración económica. ••

 

Acerca de Alacero
Alacero – Asociación Latinoamericana del Acero – es la entidad civil sin fines de lucro que reúne a la cadena de valor del acero de América Latina para fomentar los valores de integración regional, innovación tecnológica, excelencia en recursos humanos, seguridad en el trabajo, responsabilidad empresarial y sustentabilidad socio-ambiental. Fundada en 1959, está integrada por 40 empresas de 12 países de América Latina, cuya producción es cercana a las 70 millones de toneladas anuales.

Contacto
[email protected]
+55 11 3195-5803