Acero Latinoamericano | Septiembre-Octubre 2017

Acero Latinoamericano | Septiembre-Octubre 2017

<div data-configid="8877318/54732751" style="width:100%; height:337px;" class="issuuembed"></div> <script type="text/javascript" src="//e.issuu.com/embed.js" async="true"></script>

_Acero en las alturas

Diseñada por César Pelli & Asociados (EE. UU.) los mismos arquitectos que estuvieron a cargo de las Torres Petronas ubicadas en Kuala Lumpur, Malasia, la torre del centro comercial Costanera Center de Santiago de Chile, es hasta el momento el edificio de mayor altura de América Latina al elevarse sobre los 300 metros, con lo que además se ubica en el noveno lugar
de los con mayor altitud del mundo.

El acero es uno de los componentes de la construcción: se utilizaron 150 mil toneladas, donde se destaca su utilización en el mirador en 360° con que se corona el complejo y que lo ha convertido en un atractivo turístico número 1 de la ciudad según las estadísticas de TripAdvisor. Es el único lugar desde donde se puede en un día despejado observar hasta 50 kilómetros a la redonda, destacando en esa visión la imponente cordillera de Los Andes.

El acero está presente, por ejemplo, en los modernos ascensores exclusivos para las visitas, que permiten cada uno transportar a 40 personas por viaje hasta el piso 61 donde se ubica el primer mirador cerrado; en el piso 62 está el mirador abierto. Cabe destacar que estos elevadores tienen incorporada la tecnología más avanzada en la materia, que les permite subir a siete metros por segundo y ostentar el récord de los más rápidos de Latinoamérica. La capacidad máxima del mirador –denominado SkyCostanera– es de 800 personas en forma simultánea.

En el piso 61, mirador de cielo cubierto, hay identificados en los muros y pilares 23 puntos de interés, los que conforman los hitos turísticos más importantes y con mayor relevancia histórica de la ciudad de Santiago, los que ayudarán a las visitas a contextualizar geográficamente donde se encuentra cada uno. En ambos pisos hay binoculares de largo alcance, que un día despejado permiten ver los centros de esquí ubicados en la cordillera frente a la ciudad.

De esta manera, el acero forma parte de una nueva experiencia de cómo vivir la capital de Chile.

BREVES DE LA INDUSTRIA

Construcción en Acero: curso para proyectistas y conferencias complementarias

Desde junio a septiembre de este año se desarrolló el curso vía e-learning de Perfeccionamiento de Proyectistas, que cumple con la función decapacitar a los detallistas, pieza fundamental para la Construcción en Acero. Se cubrieron el total de las 25 vacantes con participantes de cinco países de la región.

Como complemento de este curso, durante los meses de junio y julio, Alacero desarrolló 4 conferencias virtuales gratuitas sobre Construcción en Acero con un promedio de 69 asistentes por sesión. Asistieron a las conferencias un total de 144 participantes de 10 países de América Latina.

Dos de las conferencias estuvieron a cargo de los consultores de AHMSA y Gerdau, productores de perfiles medios y pesados, que mostraron sus ayudas para el diseño de estructuras de acero.

Las otras dos conferencias fueron realizadas por dos ingenieros con vasta experiencia supervisando o generando software para el detallamiento, quienes alertaron a los participantes sobre la forma de gestionar ese proceso, mostrando los errores más usuales.

Las conferencias tuvieron una muy buena acogida de los participantes que, en la evaluación general, la clasificaron con 4,5 en una escala de 1 a 5.


Aceros Arequipa dona terrenos por un total de 115.000 m2 en la ciudad de Pisco

Como parte de su Política de Responsabilidad Social y afianzando su compromiso con el desarrollo de la ciudad de Pisco, Corporación Aceros Arequipa formalizó la donación a la ONG COPRODELI (Institución sin fines de lucro) de un terreno de 4 mil metros cuadrados, con lo cual se totaliza una donación de 98 mil metros cuadrados para la construcción de viviendas y servicios sociales en beneficio de los pobladores de la localidad de Pisco.

COPRODELI tiene como finalidad la lucha contra la pobreza y la exclusión social en el Perú; busca contribuir al desarrollo integral de los sectores urbano-marginales y trabajar por el derecho de las personas a una vida digna.

De igual manera se realizó la donación de 17 mil metros cuadrados a la Provincia de Pisco para la construcción de su nuevo edificio municipal. El terreno está ubicado en una zona céntrica de la ciudad y permitirá a la entidad regional consolidar todas sus sedes en un solo lugar, reduciendo de esta manera sus costos de operaciones, mejorando su gestión administrativa, y permitiéndole brindar un mejor servicio con una infraestructura más amplia y moderna.

De esta manera Corporación Aceros Arequipa reafirma su compromiso con el desarrollo y bienestar de la población de Pisco.


Usiminas Mecânica construye puente en Maranhão

Usiminas Mecânica está una vez más en una obra relevante de Brasil: fabricará y montará las vigas de acero para un nuevo puente rodoviario en Maranhão. La construcción sobre el río Pericumã tendrá más de medio kilómetro de longitud y acortará la distancia de 13 municipios de la región de Baixada Maranhense hasta el terminal portuario de Cujupe, así como el acceso al interior de la capital São Luís.

Las partes serán fabricadas en la planta de Ipatinga y enviadas al estado norteño, donde también será instalado un campamento de obras para el trabajo de montaje. Usiminas Mecánica es responsable por la ingeniería de detalle del proyecto en la parte de estructuras metálicas, suministro de las bobinas de acero para las camisas de los pilares, fabricación de las vigas, transporte y montaje del puente en el lugar.

“Fue un negocio cerrado gracias a nuestra capacidad técnica reconocida por el cliente. Somos competitivos en este segmento de puentes, ya que conseguimos fabricar prácticamente todo en máquina automática de soldadura y contamos con Usiminas en el suministro del acero. Además, presentamos una solución completa y más eficiente para el montaje con relación a los demás competidores en esta obra”, destacó el gerente de ventas, Fabio Bomfim Medeiros. 


Escoria de Horno de Panela se puede aplicar en la construcción

Una nueva aplicación para los coproductos de ArcelorMittal fue desarrollada en asociación con la Universidad Federal de Ouro Preto (UFOP). La investigación realizada con el apoyo de la empresa. ArcelorMittal, resultó en la elaboración de un aglomerante para morteros a través de la Escoria de Horno Panela. Sustituye a la cal hidratada, materia prima no renovable. Después de la comprobación de la viabilidad técnica, se están realizando pruebas para uso a escala industrial.

El proyecto fue acompañado por el Núcleo de Coproductos de Largos de la empresa.

“Este es uno de los varios frentes de trabajo que tenemos interna y externamente en busca de la valorización y desarrollo de nuevas aplicaciones para nuestros coproductos. Esta investigación abre el camino para reducir el descarte de residuos, trayendo ganancias ambientales y, además, generando resultados financieros para la empresa”, resaltó el especialista de Medio Ambiente y Coproductos de la gerencia general de Medio Ambiente de ArcelorMittal Brasil, Sandro Almada. Cada año, las usinas de Largos en Brasil generan cerca de 42 mil toneladas de Escoria de Horno Panela.

El estudio fue publicado en julio en “Journal of Materials in Civil Engineering” de la American Society of Civil Engineers y es de autoría de la Ingeniería Civil Ana Luiza Borges Marinho, bajo la dirección del profesor RicardoFiorotti. 

_La inmigración laboral en América Latina*

*La coordinación del documento estuvo a cargo de Gerhard Reinecke, Especialista Principal en Políticas de Empleo de la OIT, y Jürgen Weller, Jefe de la Unidad de Estudios del Empleo de la División de Desarrollo Económico de la CEPAL.

El informe Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe es una publicación semestral elaborada en forma conjunta por la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Oficina para el Cono Sur de América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), dirigidas por Daniel Titelman y Fabio Bertranou, respectivamente.

Una de las características de los recientes procesos de globalización fue la acelerada disminución de trabas a la libertad de movimientos internacionales tanto de capital como de bienes y servicios, mientras que hubo pocos cambios institucionales respecto de la movilidad internacional de la fuerza de trabajo.

Aun así, se observaron grandes movimientos demográficos internacionales, principalmente por razones económicas, pero también por razones de seguridad personal o por otros motivos (estudios o cuestiones familiares).

En América Latina también han prevalecido las migraciones laborales. Hasta principios de los años noventa, los flujos de trabajadores migrantes latinoamericanos y caribeños se dirigían casi exclusivamente hacia los EE. UU., y la mayoría de los flujos intrarregionales, de menor importancia en términos numéricos, se concentraban en la Argentina, Costa Rica, la República Dominicana y Venezuela.

A partir de entonces, los flujos se empezaron a diversificar, dirigiéndose principalmente hacia la Unión Europea, mientras que los flujos y corredores intrarregionales se incrementaron. En efecto, en América del Norte (sin incluir a México) el crecimiento del número de inmigrantes se desaceleró, del 3,9% por año entre 1990 y 2000 al 2,4% entre 2000 y 2010, mientras que se aceleraba el incremento del número de inmigrantes especialmente en Europa Meridional, del 5,6% al 8,0% por año en el mismo período.

En América Latina y el Caribe, el contexto de una economía volátil y un desempleo creciente durante los años noventa conllevó una caída del número de inmigrantes del 0,9% por año. Con las marcadas mejoras de la situación económica y los mercados laborales en muchos países de la región, la dirección de estos movimientos se revirtió y, en la década de 2000, el número de inmigrantes creció a una tasa del 2,3% anual.

A partir de la crisis de 2008 y 2009 se frenaron y, en algunos casos, se revirtieron estos flujos, sobre todo por la falta de opciones laborales, pero también por medidas más restrictivas. Las principales excepciones corresponden a medidas tomadas en el marco de procesos de integración regional, como en el caso de la Unión Europea y del MERCOSUR. El principal caso de desplazamientos masivos por razones de seguridad fue el conflicto interno de Colombia que, si bien conllevó procesos migratorios transfronterizos, causó sobre todo desplazamientos internos. Esto puede ser el resultado conjunto de una migración de retorno y del fallecimiento de migrantes de corrientes anteriores que no fue compensado por nuevos movimientos migratorios.

Los números citados en este párrafo y el siguiente se calcularon a partir de datos de Naciones Unidas (2015) de control migratorio (Salas, Loría-Díaz de Guzmán y Díaz, 2016). En efecto, entre 2010 y 2015, en América del Norte el crecimiento del número de inmigrantes se desaceleró a una tasa anual del 1,2%, mientras que en los países de Europa Meridional el número de personas nacidas en el extranjero inmigrantes se redujo a una tasa del 0,5% anual. En contraste, la migración hacia países de América Latina y el Caribe mantuvo el dinamismo de la década previa, con una tasa de aumento del 2,3% por año. En este contexto surgió un complejo sistema de corredores de migración laboral que está en constante cambio en función de las fluctuaciones económicas y de los mercados de trabajo, los mecanismos de la migración, la demografía, los factores ambientales y otros relacionados con la inestabilidad política y social, así como los cambios en los sistemas de gobernanza de la migración (OIT, 2016a). Estas modificaciones se expresan en el constante rediseño de rutas, de las formas de intermediación y reclutamiento, los sistemas de transporte e incluso del “coyotaje” (actividad de ingresar y trasladar de un país a otro de manera ilegal a personas que no cuentan con documentos migratorios).

Varios de estos corredores atraviesan países como espacio de tránsito hasta la llegada al destino final de la migración. Asimismo, cabe recordar que, además de la migración laboral  efinitiva, existe la temporal (que se emprende por una cantidad limitada de años y a menudo de manera individual), la de temporada (por ejemplo, para trabajar en la cosecha) y la de retorno. Sin embargo, la información disponible no permite diferenciar al respecto. Por último, si bien, en el sentido estricto, prácticamente todos los países son simultáneamente países de emigración y de inmigración, si se excluyen los países excepto en situaciones de tránsito, solo unos pocos lo son para un número considerable de personas.

FLUJO DE INMIGRACIÓN

A pesar de que la inmigración a países de América Latina y el Caribe, especialmente la intrarregional, ha ganado importancia relativa frente a otros destinos, a la fecha pocos estudios se han focalizado en la inserción laboral de los inmigrantes. Entre los países de la región con mayores aumentos del número de inmigrantes, destacan entre 2010 y 2015 Chile (4,9% por año), México (4,2%), el Brasil (3,8%), el Ecuador (3,6%), Surinam (3,4%) y Panamá (3,3%) (calculado sobre la base de Naciones Unidas, 2015).

La migración internacional ha sido un componente esencial en la historia demográfica de América Latina y el Caribe. La mayoría de los países ha recibido importantes flujos migratorios a lo largo de los siglos XIX y XX, mientras que actualmente constituye una región de emigración neta. Se ha calculado que alrededor de 2010 los inmigrantes representaban el 1,3% (como mínimo) de la población total de la región, mientras que el número de los emigrados representa el 4,8%, lo que corresponde a 7,6 millones y 28,5 millones de personas, respectivamente.

En términos absolutos, entre los países de emigración destacan México, Colombia, El Salvador, Cuba, la República Dominicana, el Ecuador, Haití y el Perú, mientras que en términos relativos sobresalen países de habla inglesa como Guyana, Jamaica, Trinidad y Tobago y Santa Lucía, así como El Salvador, Cuba, el Paraguay, Nicaragua y México en
América Latina.

Los países que han recibido mayor número de inmigrantes son la Argentina, Venezuela (República Bolivariana de), México, el Brasil, la República Dominicana y Costa Rica. En términos relativos destacan, en el Caribe, la Guayana Francesa, las ex Antillas Neerlandesas, Guadalupe, Martinica y Belice, y en América Latina, Costa Rica, la Argentina, Venezuela (República Bolivariana de), la República Dominicana y Panamá (CUADRO 1).

Si se toma como criterio un umbral mínimo del 2% de migrantes entre la población total como definición operativa de países con una migración importante, se constata que varios de ellos superan ese porcentaje tanto respecto de la inmigración como de la emigración: Barbados, Santa Lucía y Trinidad y Tobago, en el Caribe, y Costa Rica, Panamá, el Paraguay, la República Dominicana y el Uruguay, en América Latina. De estos, solo Barbados y Costa Rica tienen mayores tasas de inmigración, mientras que en los otros predomina la emigración.

Según datos de las Naciones Unidas, en América Latina y el Caribe en su conjunto hay una leve mayoría de mujeres entre los inmigrantes (50,4% en 2015), lo que refleja procesos de feminización identificados, por ejemplo, en OIT. En efecto, en varios de los países estudiados en este informe, entre los inmigrantes hay un mayor número de mujeres que de hombres, sobre todo en la Argentina, Chile y el Uruguay, pero también en Costa Rica, Panamá, el Paraguay y Venezuela.

En cambio, el Brasil y la República Dominicana muestran un alto grado de masculinidad entre los inmigrantes. Por subregión, la tasa de la proporción de mujeres entre los inmigrantes es del 50,9% en América del Sur, del 50,0% en Centroamérica (incluido México) y del 48,7% en el Caribe.

Los grupos de mayor edad están sobrerrepresentados entre los inmigrantes en algunos países, lo que indicaría que estos fueron destino, sobre todo, de flujos migratorios pasados que se habrían atenuado más recientemente, o que hay una importante inmigración de personas de mayor edad, fomentada en algunos casos con incentivos tributarios. Entre esos países destacan la Argentina, el Brasil, el Uruguay y Venezuela, donde la proporción de inmigrantes en el grupo etario de 60 años o más supera ampliamente la que corresponde al conjunto de la población, en un rango que oscila entre el 25,6% en Venezuela y el 46,5% en el Brasil.

En contraste, en Costa Rica y la República Dominicana este grupo de edad representa solo el 9,7% y el 6,7%, respectivamente, de la población inmigrante. Mientras que en otros países no se observan grandes diferencias en la proporción de inmigrantes considerando los diferentes grupos etarios, en Chile, Costa Rica, Panamá y la República Dominicana esta proporción es relativamente elevada entre los grupos nucleares de la población en edad de trabajar (de 20 a 49 años). Esto reflejaría el gran peso de los movimientos migratorios laborales recientes y actuales. 

Como ya se indicó, por la manera en que se diferencian los inmigrantes de los nativos, a saber, a través del lugar de nacimiento, la comparación de la estructura etaria de ambos grupos necesariamente está sesgada, dado que los hijos de inmigrantes que nacieron en el país de destino se contabilizan como nativos. En Panamá, también hay una proporción relativamente elevada en la franja de 50 a 59 años (CUADRO 2).

Comparando los años de estudio de los migrantes con aquellos de la población nativa, se observa primero que en Bolivia (Estado Plurinacional de), el Brasil, Chile, el Ecuador, México, Panamá, el Paraguay y el Uruguay el grupo más educado registra una sobrerrepresentación relativa de los inmigrantes, ya que la proporción de inmigrantes en este grupo supera la correspondiente al conjunto de la población. Esto indica que es bastante generalizada la migración de personas de alto nivel educativo que buscan oportunidades laborales en ocupaciones que requieren elevados niveles de calificación, llegan a su país de destino ya contratadas o se trasladan a otro país por razones no laborales (estudio o cuestiones familiares).

La proporción de inmigrantes con diez o más años de estudio es elevada sobre todo en Chile (79,4%), Panamá (65,4%), el Ecuador (63,1%) y Bolivia (Estado Plurinacional de) (62,0%). En cambio, en Costa Rica, Venezuela y, sobre todo, la República Dominicana, hay una alta proporción de personas de bajo nivel educativo, y en la Argentina y el Uruguay los menos calificados también están sobrerrepresentados. Entre los inmigrantes, las personas con hasta seis años de estudio representan el 60,6% en la República Dominicana, el 47,7% en Costa Rica, el 44,5% en el Paraguay, el 42,6% en Venezuela y el 35,0% en la Argentina. Con la excepción del Paraguay, donde entre los inmigrantes se observa una estructura educativa polarizada, en estos países el grupo más educado está subrepresentado entre los inmigrantes.

TASA DE PARTICIPACIÓN LABORAL

En resumen, los movimientos migratorios son heterogéneos en términos de nivel educativo, ya que existen inmigrantes de todos los niveles de calificación. Sin embargo, la inmigración más masiva suele corresponder a personas de un nivel educativo relativamente bajo, como se constata en el hecho de que, en los países con mayor proporción de inmigrantes, el nivel educativo de estos es inferior al de la población nativa. Otro ejemplo es el caso de los migrantes colombianos que, en los tres países vecinos donde representan el mayor grupo de migrantes (Ecuador, Panamá y Venezuela), tienen una distribución educativa más sesgada hacia niveles bajos que los inmigrantes provenientes de otros países.

La estructura educativa de los inmigrantes es similar entre hombres y mujeres, si bien se observa una educación levemente mayor en el caso de los hombres en la Argentina, Bolivia, el Brasil, el Ecuador, México, Panamá y el Paraguay, y en el caso de las mujeres en Costa Rica, Venezuela y la República Dominicana, siendo los niveles muy similares en Chile.

Para diferenciar a los países según el carácter de su inmigración, se puede determinar que, en aquellos donde la tasa de actividad de los inmigrantes es mayor que la de los nativos, la inmigración es predominantemente laboral y reciente, mientras que en otros países tiene otras características o se trata de una inmigración laboral más antigua que, al reducirse el ritmo de los movimientos migratorios, dio origen al envejecimiento de la población inmigrante.

La tasa de participación laboral de los inmigrantes es comparativamente elevada, sobre todo en los países con una proporción relativamente alta de inmigración, lo que muestra la importancia de la migración laboral reciente para la presencia de inmigrantes en estos países.

En efecto, la tasa de participación del conjunto de los inmigrantes supera a la de los nativos en Chile, Costa Rica, Ecuador, Panamá, el Paraguay, la República Dominicana y Venezuela, mientras que ambas tasas son similares en la Argentina. Por otra parte, la tasa de los nativos es más alta que la de los inmigrantes en Bolivia, Brasil, México y Uruguay, los cuales, como ya se mencionó, son países con menores niveles relativos de población inmigrante.

En los censos de población se suelen aplicar métodos de identificación de la participación en la fuerza laboral que difieren de los utilizados en las encuestas de hogares formuladas especialmente para la medición del mercado de trabajo, por lo que los datos pueden diferir de la información proporcionada en otras publicaciones de la CEPAL y la OIT. Además, debido a la diferencia metodológica de las fuentes, se recomienda tomar con cautela las comparaciones entre países y preferir, en cambio, las comparaciones de los diferentes grupos de cada país.

Las diferencias en las tasas de participación laboral deben analizarse teniendo en cuenta la composición del conjunto de inmigrantes según sexo, edad y nivel educativo, variables que a su vez están relacionadas con el país de origen y el historial de estos movimientos migratorios. La migración laboral –caracterizada por la población inmigrante económicamente activa- proviene principalmente de los países vecinos. Destaca el caso de Colombia, que es el país de origen con mayor número de inmigrantes económicamente activos para tres de sus países vecinos (Ecuador, Panamá y Venezuela). También para México el país de origen con el mayor número de migrantes en un país vecino, los EE. UU., pero aparentemente este hecho es resultado de una migración de retorno de personas nacidas en los EE. UU. en el seno de familias de origen mexicano que posteriormente han regresado a su país de origen.

Otro caso especial es el del Brasil, dado que el país de procedencia del mayor grupo de inmigrantes no es un país vecino y ni siquiera un país de América Latina y el Caribe, sino Portugal, a lo que podría contribuir la barrera del idioma. 

En varios países una gran parte de los inmigrantes económicamente activos provienen de un solo país, especialmente en la República Dominicana (el 86% de Haití), Costa Rica (el 76% de Nicaragua), la República Bolivariana de Venezuela y el Ecuador (el 68% y el 54%, respectivamente, de Colombia). En cambio, la inmigración es más diversa en el Brasil (solo el 17% procede del principal país de origen, Portugal). Además, es el segundo país de origen de los inmigrantes en el caso de Costa Rica y el cuarto en el caso de la República Dominicana.

La especificidad del idioma incide en que, además, haya alrededor de 5.000 inmigrantes provenientes de países africanos de habla portuguesa, quienes representan aproximadamente el 2% del total de inmigrantes del Brasil. Las personas provenientes de Portugal representan el 24% de los inmigrantes con 10 años o más de edad. Bolivia (el 21% de la Argentina), Panamá (el 32% de Colombia), Argentina (el 33% del Paraguay) y Chile (el 36% del Perú).

En casi todos los países analizados, más del 80% de la población inmigrante económicamente activa proviene de países de América Latina y el Caribe, siendo las excepciones los casos ya mencionados del Brasil y México, y de Panamá, debido a una presencia considerable de inmigrantes asiáticos, principalmente de China y la India.

Entre los países con una tasa de participación relativamente baja entre los inmigrantes, hay situaciones diversas. En el Uruguay, el fenómeno se relaciona con la presencia de jubilados y pensionados, quienes representan el 62,2% de la población no económicamente activa nacida en el extranjero con 15 años o más. Esto se debe principalmente al envejecimiento de la población inmigrante que procede de países europeos (por ejemplo, el 87% de los inmigrantes de Italia y el 86% de los de España tienen 60 años o más), pero también puede deberse, en parte, a la migración de personas jubiladas, incentivada por este país.

En Brasil la baja tasa de actividad también se relaciona con la estructura etaria de los inmigrantes, dado que, como ya se constató, se trata del país con la mayor proporción de personas con 60 años o más, sobre todo proveniente de Portugal. Por otra parte, la tasa de actividad de los inmigrantes de 30 a 59 años de edad supera a la de los nativos. 

 

Xerimbabo Usiminas: armonía entre el hombre y su medio

Creado en 1984, el proyecto Xerimbabo ayuda a elevar el concepto de armonía entre el hombre y su medio mediante la promoción, conservación y educación ambiental entre niños y jóvenes brasileños.

Todo comienza con la presentación de temas sugeridos por los propios participantes el año anterior. Las actividades siguen con seminarios para educadores y después continúan con concursos de redacción y diseño. La última etapa es la más esperada: visita a las exposiciones del Centro de la Biodiversidad de Usipa, en Ipatinga, y recorrido por el Centro de la Biodiversidad de Usiminas en Itatiaiucu.

Todo el proyecto está pensado en un contexto interdisciplinario basado en tres principios: ética ambiental, sustentabilidad y conservación de las especies.

A lo largo de más de 30 años de iniciado, han participado más de dos millones de niños y jóvenes de la red pública de educación de diferentes lugares de Brasil.

_Una mirada al acero: desafíos y oportunidades

Por FERNANDO REITICH
Presidente del Directorio Grupo CAP, Chile

En esta ocasión me quisiera referir brevemente a las posibilidades de desarrollo futuro de la producción de acero en Chile, a los desafíos que este enfrenta y a las consecuentes oportunidades que se siguen. Estimo que (al menos alguna de) estas consideraciones se extienden al resto de Latinoamérica, y confío en que el lector podrá identificar aquellas relevantes para la economía y el desarrollo del país en el que se encuentra.

Someramente, creo que la producción de acero en Chile (así como en otros países, incluyendo algunos con economías de mayor tamaño) enfrenta una verdadera encrucijada, una crisis, que se resolverá –de una manera u otra– más temprano que tarde. Y esto por una variedad de razones que representan enormes obstáculos. Como en toda crisis, en esta también existen oportunidades, aunque en una industria “pesada” como la nuestra no será fácil hacerse de la agilidad que el aprovechamiento de estas requiere.

Entre los desafíos más claros, incluiría

  • La falta de convencimiento de aquellos que determinan políticas públicas de la verdadera calidad de estratégica que tiene la industria siderúrgica y, más generalmente, la industria de materiales. Nuestras economías han visto desaparecer a una variedad de industrias, pero no aún a aquellas que pueden tener un impacto altísimo en el desarrollo y la estrategia de un país. En acero y materiales, la calidad de industria estratégica se da en cada país por razones diferentes: se podría argumentar, por ejemplo, que en los EE. UU. lo es por infraestructura y seguridad nacional; en Brasil y México por sus pujantes industrias automotrices; en Chile, así como en el Perú, por su dependencia de la minería y los insumos estratégicos que esta demanda; en ambos casos, se agregan las características sísmicas de estos países, que requieren de construcciones y materiales de la mayor calidad. Más aún, y más allá de sus características estratégicas, nuestra industria conlleva contribuciones altamente relevantes a la educación, al conocimiento especializado, a las oportunidades de innovación, y a la proyección de economías generadoras de valor agregado. El caso de CAP Acero es especialmente emblemático: desde sus inicios la compañía fue una verdadera escuela, de ingenieros
  • metalúrgicos, ingenieros mecánicos, etc., y ha desarrollado productos de calidad mundial. La pérdida de actividades productivas con estas características tan particulares (en Chile o en cualquier otra parte del mundo) implica costos que, sin una mirada completa del pasado y una visión del futuro, son fáciles de subevaluar.
  • La ralentización de la consolidación de la industria que comenzara a principios de siglo, y que fuera relegada a segundo plano (¿quizás por irrupción explosiva de China en el mercado?). Soy un firme convencido de que existen muchas sinergias entre las siderurgias que operan hoy en Latinoamérica; y, más aún, sinergias con negocios “aguas abajo” (ejemplo, rocesamiento).
  • La limitada mirada en innovación. La palabra innovación ha sido tan (mal) “usada” que, estimo, ya ha perdido su significado. ¿Entonces, que quiero decir? Quiero decir que la velocidad de avance en procesos hoy no es el de mediados del siglo XIX (Bessemer, Siemens Martin) o aún del siglo XX (Carnegie, EAF, BOF, DR processes, etc.); y menos aún aquellos en metalurgia y desarrollo de nuevos materiales. La industria debe estar a la vanguardia y, en mi opinión, (a) proyectándose a 10-15 años; y (b) sin ataduras de ningún tipo (incluyendo a procesos y/o materiales).
  • El desarrollo de clientes y mercados. Relacionado con el punto anterior, es mi impresión que la industria se beneficiaría de una revisión estratégica –de la industria, y no de una empresa en particular. Esta revisión/análisis debería ser, en mi opinión, “client-centric”, concentrándose en los clientes, los mercados y las necesidades futuras de la sociedad.

De ninguna manera es mi intención sugerir que esta lista es “exhaustiva”. Simplemente encuentro que estos son algunos de los desafíos centrales –y las oportunidades concomitantes– que hoy vivimos como industria en Chile… y posiblemente más allá.

_Soluciones para competir en el mercado

El Instituto Chileno del Acero (ICHA) es el referente técnico involucrado en el uso del producto siderúrgico en la construcción en acero. El presidente de la organización, ingeniero Sergio Contreras, resumió en entrevista con “Acero Latinoamericano” las actividades que realizan en la promoción del material como elemento fundamental en la construcción en el país sudamericano.

Con alrededor de 40 empresas socias, actualmente el Instituto Chileno del Acero (ICHA) es una organización que reúne a los distintos componentes de la Red de Valor del Acero, con el objetivo de desarrollar el mercado mediante acciones tecnológicas puestas al servicio de las empresas, eliminando o disminuyendo las barreras que puedan limitar su utilización. Lo anterior se implementa a través del trabajo de un Comité Técnico; gestión de pasantías tecnológicas en el extranjero; proyectos de difusión; actualización y preparación de Normas; desarrollo de Ediciones Técnicas; cursos de capacitación; congresos y seminarios, entre otros.

Todo lo anterior convierte a esta organización en un referente de la construcción en acero en el país sudamericano. En conversación con “Acero Latinoamericano”, su actual presidente, el ingeniero Sergio Contreras, analizó la situación presente del uso del acero, las tareas que realiza la institución y las perspectivas futuras.

Acero Latinoamericano (AL): ¿Cómo ve la situación actual y futura de la construcción en acero en Chile?

Sergio Contreras (SC): En la construcción industrial en Chile el acero tiene una presencia muy fuerte, pero en la construcción de edificios predomina el hormigón armado, en este ámbito la participación que tiene el acero ha sido muy baja. Hace 20 años atrás, era del 3% de toda la construcción de edificios. Y no ha subido en todo este tiempo más allá del 5%. Evidentemente hay preocupación entre nosotros en el Instituto y en nuestros colegas también y, por supuesto, en los fabricadores. Las maestranzas como fabricadores están preocupadas de recuperar la producción, en tiempos que la industria minera ha bajado ostensiblemente su consumo de estructuras de acero.

AL: ¿Qué acciones realizan para promover el mayor uso del acero?

SC: En el Instituto estamos siempre proponiendo distintas acciones. En el ICHA hemos actualizado en el año 2016 la norma NCH 427 (Construcción - Estructuras de acero - Parte 1: Requisitos para el cálculo de estructuras de acero para edificios), a partir de una traducción al castellano que nos facilitó Alacero. Este es un primer paso de gran importancia.

AL: ¿Está en condiciones de ser aplicada?

SC: Ya está aprobada y solo falta la oficialización por el Ministerio de Obras Públicas. Porque el proceso normativo en Chile es el siguiente: se prepara un borrador de la norma y eso lo hace una institución capacitada, como la nuestra. Se pasa para trámite al Instituto Nacional de Normalización (INN). Este instituto llama a una consulta pública donde todos pueden hacer observaciones durante 60 días. Terminado ese plazo se resuelven estas observaciones en un comité de norma. Una vez completada esta etapa, la norma propuesta pasa al consejo del INN, que la aprueba como norma chilena. 

Pero dado que el INN es una corporación de derecho privado, el Estado no la reconoce como norma oficial chilena. Para que tenga esa categoría de norma oficial es necesario que se apruebe por decreto. El Ministerio de Vivienda tiene un mandato expreso, por ley para este fin. El Ministerio de Obras Públicas tiene autoridad conferida de manera expresa por el presidente de la República para oficializar las normas. De esta manera la norma NCh 427 ya salió emitida como norma chilena, ya pasó por el INN, y en este momento lo que se está tramitando es la oficialización por parte del Ministerio de Obras Públicas.

AL: ¿Están preparando otros documentos similares?

SC: Sí. Además estamos preparando un Manual de buenas prácticas, que recoge la experiencia americana de la AISC. Este manual establece las condicionantes para la correcta fabricación de las estructuras de acero y el cuidado de su calidad. Buscamos el patrocinio de varias empresas y de los dos ministerios involucrados –Vivienda y Obras Públicas– de manera que no sea algo solamente del Instituto y que todos se involucren. Tenemos programado publicarlo próximamente.

Esas son acciones para tener la base técnica para poder incentivar el uso del acero. Para ello necesitamos una muy buena plataforma especializada para entregar respuesta a todas las inquietudes que tienen proyectistas, fabricadores y finalmente los usuarios, para llegar a la generación de un buen producto.

Desarrollamos todas estas acciones en distintos planos. Otro ejemplo de nuestro trabajo es que acabamos de formar un comité para algo tan importante como es el tema del fuego. Esas son algunas de las acciones, en lo fundamental, que hace el ICHA.

AL: ¿Cuál es la composición del ICHA respecto a las actividades de sus empresas miembros?

SC: El nuestro es fundamentalmente un instituto técnico y la composición es claramente proveniente de la industria del acero: productores, fabricadores de estructuras y proveedores de productos, ya sea insumos del acero o productos de acero tratado. Hemos incorporado recientemente a los fabricantes de parrillas y estamos trabajando en normas de pisos industriales y de varios otros rubros como las estanterías metálicas. También tenemos como socios a oficinas de ingeniería y proveedores especializados de software.

AL: ¿Cómo interactúan con las industrias que son socias?

SC: En general el trabajo o la integración más importante se da ya solo por el hecho de ser socias. Está el soporte y apoyo a proyectos globales, como de los que estábamos hablando, estudios especiales, generación de normativas, generación de publicaciones como el manual ICHA o el manual de buenas prácticas.  

Se participa en dos niveles: uno con financiamiento, o sea participar en el tema tiene cierto costo, y como contrapartida generación de dinero y el otro nivel con recursos humanos porque los mismos que financian también aportan especialistas. Eso hace que tengan interés en ser socios. Es nuestra misión: generar soluciones de manera que los socios puedan competir de mejor manera en el mercado al tener más apoyo técnico para sus proyectos.

AL: ¿Cómo está operando el ICHA para la norma de diseño y en qué plazo ustedes creen que Chile adoptará las del 2016, tanto las generales como las de sismo resistente?

SC: En general nosotros estamos tratando de seguir el ritmo norteamericano, cosa que no es muy fácil. Hay que hacer un reestudio de la norma, una actualización cada cinco años. No es fácil juntar a la gente y las voluntades. Además significa un gran esfuerzo administrativo y de organización.

FUEGO: PROTECCIÓN PASIVA Y ACTIVA

AL: ¿Qué situación existe en Chile con las normas de diseño en el campo de prevención de incendios, hay campo parejo para las construcción en acero, qué debería lograrse para mejorar su situación, son optimistas al lograr una mejor posición?

SC: El tema del fuego en el acero, es un problema bastante recurrente y que se ha tratado en todos los niveles durante mucho tiempo. Yo no sé si es un tema tan terrible o como un punto negro. Hay que verlo como un tema que requiere una solución de ingeniería adecuada.

Uno de los grandes problemas que he visto desde mi práctica profesional, es la poca comprensión del problema de fondo. Como siempre que hay poca comprensión de un problema técnico complejo se empiezan a crear una serie de mitos y una serie de soluciones en torno al mito y no en torno al problema real; y ahí tenemos un grave problema. Existe una normativa que todos sabemos es un poco exagerada en algunas cosas y un poco antigua en otras, y no reconoce varios de los problemas del aspecto técnico. Me refiero específicamente al problema del fuego en construcción en acero, que se resuelve de dos maneras fundamentales: una con protección pasiva y otra con protección activa y las dos pueden interactuar y las dos pueden darles exigencias distintas a la estructura y a la protección del fuego.

Ahora hay algunas cosas interesantes. La protección pasiva está destinada a ponerle algún tipo de revestimiento al acero para retardar o aislar la acción del fuego. Todos saben que el acero modifica su modelo de elasticidad y finalmente su resistencia a medida que aumenta la temperatura y aquí hay uno de los problemas que la gente no entiende. Por ejemplo, aumenta la cantidad de calor y la gente siempre piensa que la cantidad de calor es la temperatura, y ese es un error conceptual. La temperatura puede ser proporcional a la cantidad de calor que se le entregue. Un ejemplo súper simple: usted para elevar la temperatura en 100 grados de una taza de café le pone un poco de fuego; si usted quiere llegar a los mismos 100 grados en un metro cúbico de hormigón con una llamita no podrá hacerlo nunca; hay que meterle una gran cantidad de fuego y eso genera gran cantidad de calor.

Entonces hay en parte una mala comprensión de esto de decir “necesito resistir tal cantidad de temperatura”; es más que eso, depende de la cantidad de fuego que uno le esté poniendo. Lo que importa es el cambio que van a lograr los dos parámetros que son fundamentales para nosotros: el E que es el módulo de Elasticidad porque regula la deformación estructural y finalmente el de la Resistencia porque a medida que empieza a disminuir la elasticidad empieza a disminuir la resistencia. Con protección pasiva se trata de aislar el calor para que se demore más en llegar a ese estado en que la estructura es inútil y finalmente termina cayendo.

Además está la protección activa que tiende a apagar el incendio o a bajar su cantidad de calor. Lo más simple y directo es tirarle agua y ese es el sistema fundamental de la resistencia activa: los rociadores son elementos que apenas detectan el humo y el calor empiezan a tirar chorros de agua. La gran duda y discusión eterna es cuál es mejor si la una o la otra. Según los especialistas la muerte de personas se produce generalmente por asfixia por humo o por otras causas y la que muere por colapso o porque la estructura se cayó es mínima, casi cero. Entonces es como poner el remedio en la parte equivocada del mal: por qué preocuparse de poner tanta protección pasiva (en todas partes del mundo no solo acá en Chile). Estuve en marzo en un congreso internacional y por supuesto había expositores del tema; participé en el foro y estamos ahí mismo: no se ha inventado nada nuevo, había productos nuevos pero no había sistemas nuevos. La discusión está entre la protección pasiva y la activa que se exige o que no se exige y el tema es exactamente el mismo en todas partes del mundo. 

En mi opinión personal, creo que hace falta en Chile una tercera línea de trabajo que está poco desarrollada que es ir a una Ingeniería del fuego, igual como la hacemos en Ingeniería antisísmica. Nosotros estudiamos los terremotos, los movimientos. Eso lo aplicamos para el cálculo de nuestras estructuras. Con los incendios deberíamos hacer lo mismo: ver cómo se va a comportar y ver qué y cómo proteger, dando prioridad a la parte que corresponde. El tema del fuego está bastante acotado. Pero hay que pulir
algunas cosas, convencer a la autoridad que hay algunas normas que están muy antiguas o que sobreprotegen a la estructura. Me preocupa el conocimiento de las personas que tienen que aprobar los proyectos. Porque al final el proyecto lo aprueba un municipio; entonces cuando llega a la parte de protección contra el fuego ve que esto no cumple con la ordenanza. Respecto a la protección contra el fuego una persona que no tiene conocimiento y dependiendo de su criterio pide muchas cosas que técnicamente no tienen sentido.

Otro factor importantísimo es la carga de combustible. Es decir, la cantidad de material que puede generar gran calor, porque si es muy poca jamás va a llegar a afectar a la estructura. Ha habido casos, teniendo en cuenta eso, en que han exigido protección al fuego a una estructura que está en un jardín que tiene cero carga de combustible. Eso es un descriterio pero ha pasado en la aprobación de algunos proyectos.

El ICHA ha realizado capacitaciones en todo el país y se ha acercado a los Ministerios de Vivienda y Obras Públicas para hacerles conocer las problemáticas del acero, incluyendo el tema de la seguridad ante el fuego.

AL: Finalmente, ¿cuál es la relación del ICHA con otros institutos similares de América Latina?

SC: Hemos tenido una cierta interacción, partiendo por nuestro manual ICHA que ha tenido amplia difusión en otros países. No hemos llegado aún a hacer capacitaciones en el extranjero como charlas o conferencias, y profundizar en qué se está haciendo y cómo en esos países.

Tenemos otras interacciones acá en Chile. Un ejemplo es el Instituto de la Construcción, en el cual existe el Consejo de Normalización de la Construcción cuya misión fundamental es coordinar las acciones normativas en la construcción. Antiguamente había mucha descoordinación en la generación de normas. Por ejemplo, el ICHA estaba trabajando en normalizar la NCH 427 mientras alguna otra entidad estaba trabajando en la misma actualización y no estaban coordinados. Entonces se creó este Consejo, que yo presido, donde nos juntamos una vez al mes. En él participan miembros del sector público, del sector privado, de la academia, de los colegios profesionales y otros. Entre todos discutimos políticas normativas. Hay una interacción importante y se ha logrado una muy buena integración. La experiencia ha sido muy provechosa.

En el desarrollo integrado de la normativa hay un importante potencial, el cual debe complementarse debidamente. De esta manera el trabajo conjunto y complementado en conocimiento e información permite un avance real de la construcción.

_Congreso del Acero Brasil 2017

Con la asistencia de más de 400 delegados y expositores del alto nivel técnico, el evento contó con la presencia de importantes líderes del sector acero del país, quienes plantearon a las
autoridades las condiciones necesarias para retomar el crecimiento de tan importante industria.

El Instituto Aço Brasil realizó en Brasilia el Congreso Aço Brasil 2017, reuniendo 417 delegados, entre representantes de la industria del acero, gobierno, sectores de la cadena metalmecánica, consultoras, academia, parlamentarios y prensa.

Participaron en la inauguración del evento el Presidente de la República, Michel Temer, el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, el ministro jefe de la Secretaría General de la Presidencia, Moreira Franco, y el ministro interino de Industria, Comercio Exterior y Servicios, Marcos Jorge.

A lo largo del congreso fueron presentados los escenarios actuales y las perspectivas de la siderurgia mundial y nacional, además de análisis y debates sobre los factores que dificultan la competitividad de la industria manufacturera nacional y las condiciones del consumo que podrían impulsar nuevamente el crecimiento económico del país.

Pese a que en su presentación el ministro de Hacienda afirmó que hay indicios de la recuperación de la economía, hubo consenso entre los dirigentes del sector que sus efectos aún no se hacen sentir en la industria siderúrgica ni en la mayor parte de los segmentos consumidores, como maquinarias y construcción.

El sector acero estima que la recuperación del mercado interno será lenta, gradual y heterogénea, estimando que las ventas locales de productos siderúrgicos solo volverán a los niveles de 2013 quince años después, o sea en 2028.

Consecuentemente, las exportaciones continuarán siendo la opción de corto plazo para evitar que las empresas reduzcan todavía más el nivel de utilización de su capacidad, actualmente en el nivel del 63%, el más bajo de su historia. No obstante, para que las empresas del país exporten más es imprescindible que sean corregidas las asimetrías competitivas. 

Hay un exceso de capacidad de producción de acero a nivel mundial de 735 millones de toneladas y un crecimiento de las medidas de proteccionismo. Se dio como ejemplo el anuncio hecho por el gobierno de los EE. UU. que pretende restringir las importaciones de acero basándose en que afectan la seguridad nacional (Sección 232).

Dentro de este cuadro, la principal reivindicación del sector fue elevar la tasa de retorno, conocida como Reintegra, al 5%. El presidente Michael Temer, presente en el evento, se mostró sensible a los argumentos presentados y se comprometió a reestudiar la medida recientemente anunciada de que Reintegra sería mantenida el 2% en 2018. 

Destacó también durante el Congreso, la preocupación por algunas medidas que, de ser implementadas por el gobierno, complicarían aún más a la industria, como la reducción de los índices de contenido local.

PRESENTACIÓN DEL MINISTRO DE HACIENDA

El ministro de Hacienda Henrique Meirelles pronunció una Conferencia Magna en la que trató de las “Tendencias de la Economía Brasileña”. Dio inicio a la presentación hablando sobre el momento de la crisis. Según él, Brasil pasó por la peor recesión de su historia. 

“Fue la peor crisis desde que el PIB comenzó a ser medido, pero ahora ha sido más profunda y generalizada. Y es de ese escenario que estamos saliendo, a través de medidas y reformas”, aseveró.

El ministro presentó datos sobre las variaciones de intereses, balance de las cuentas externas y trazó un panorama de la actualidad. Para él, la economía brasileña se está estabilizando de forma consistente, sólida y sostenible.

“Mirando a Brasil históricamente, hemos tenido, por muchos momentos, ciclos de recesión y crecimiento. Algunos muy fuertes. Estamos trabajando para que el país pueda tener períodos prolongados de crecimiento y menos volatilidad, proporcionando a la industria mayor producción con más seguridad. Es un trabajo duro, pero la idea es que a partir de 2019, con la aprobación de las reformas, podamos tener un escenario de estabilidad y desarrollo”.

Por último, Meirelles detalló el impacto económico de las reformas que se están evaluando, habló sobre el desempleo y perspectivas futuras para el PIB. Según el ministro, el PIB potencial, sin las reformas y sin recesión, puede tener un crecimiento del 2,3%. Con todas las reformas aprobadas, la tasa de crecimiento puede ser del 3,5% al 4%, lo que, en consecuencia, se reflejará en la generación de empleos.

PANORAMA DE LA INDUSTRIA DEL ACERO

El primer panel del congreso, que fue coordinado por el presidente ejecutivo del Instituto Aço Brasil, Marco Polo de Mello Lopes, tuvo como tema “La Industria Brasileña del Acero – Situación actual y perspectivas” y contó con las participaciones de Sergio Leite de Andrade, presidente del Consejo Directivo del Instituto y director presidente de Usiminas; André B. Gerdau Johannpeter, también consejero y CEO de Gerdau; y Federico Ayres Lima, consejero y director presidente de Aperam South América.

El Reintegra –mecanismo de resarcimiento de los residuos tributarios de la exportación– fue el tema citado por todos los participantes, importante no solo para el segmento del acero sino para toda la industria manufacturera.

Después de un panorama general, Marco Polo de Mello Lopes destacó que se encargó un estudio para conocer el impacto de los cambios en el Reintegra para el sector. Según dijo, la elevación de la alícuota del 2% al 5% ocasionaría la generación de más empleos y una ganancia total para la economía de más de 170 millones de reales. “Nuestro sector no es pesimista. Solo estamos trayendo lo que es prioritario. La industria invirtió y se modernizó y, por eso, necesitamos ser priorizados por el gobierno”, afirmó.

Marco Polo agregó que la industria del acero, a pesar de estar actualizada, vive en estos momentos la mayor crisis de la historia. “Los números retrocedieron a los años 2005 y 2006. Perdimos una década y nuestras ventas solo deben retomar al nivel de 2013 en 15 años”, destacó.

Para Federico Ayres Lima, Brasil tiene una base productiva de acero para enorgullecerse. “El país figura hoy en el selecto grupo de productores de inoxidables y eléctricos”. Destacó además datos del sector de aceros especiales y presentó  ejemplos de utilización cotidiana en el mercado interno y externo.

“La industria siderúrgica ha invertido en los últimos 10 años 30 mil millones de dólares en el sector de aceros planos. Mientras el mercado interno se recupera, el foco es la exportación”, dijo el director presidente de Usiminas y vicepresidente del Consejo Directivo del Instituto Aço Brasil, Sergio Leite de Andrade. 

André Gerdau es de la misma opinión y afirmó que la única salida a corto plazo es la exportación. “En los últimos 10 años hemos perdido un tercio de nuestro consumo. El mercado cayó el 36% y pasamos a compensar en la exportación”, explicó. 

INDUSTRIA INSISTIRÁ EN EL REINTEGRA DEL 5%

La vulnerabilidad del mercado interno y la necesidad de la exportación para garantizar el flujo de la producción siderúrgica brasileña fueron consensos entre todos los empresarios, líderes, expertos y formadores de opinión presentes.

¿Pero cómo hacerlo en medio de un escenario de superávit de producción mundial? Al buscar responder al cuestionamiento, los invitados del panel “Factores Limitativos a la Competitividad en Brasil” fueron unánimes: la corrección de las asimetrías tributarias, especialmente el Reintegra. Se comprometieron a insistir para que la alícuota sea del 5% (según lo previsto en el párrafo 2°, artículo 22 de la Ley 13.043 / 2014) y no el 2% propuesto por el Gobierno Federal, mucho menos el 0,1% practicado en los últimos años.

Coordinado por el presidente de ArcelorMittal Brasil, Benjamin M. Baptista Filho, con la participación del ministro sustituto de Industria, Comercio Exterior y Servicios, Marcos Jorge de Lima; el senador Armando Monteiro; el socio de McKinsey & Company, Wieland Gurlit; y el presidente del Consejo de Empresarios de América Latina (CEAL), Roberto Giannetti de Fonseca, el panel fue uno de los más aplaudidos del congreso.

Wieland Gurlit fue categórico: “Brasil tiene que exportar. Con un tercio de la capacidad instalada ociosa y el mercado interno consumiendo solo la mitad de la producción, no hay otra
opción. Nuestras plantas industriales son muy competitivas y eso es una ventaja; en algunos casos incluso superiores al resto del mundo. Pero la gran volatilidad del cambio y de los intereses, además del tan hablado Costo Brasil, nos dejan en vergonzosa desventaja con la industria internacional del acero”, destacó el socio de McKinsey & Company.

Benjamin M. Baptista Filho compartió con los presentes dos estudios que comprueban con números las afirmaciones de Gurlit. De 2016 a 2017, incluso en medio de la crisis, Brasil ha mejorado su eficiencia industrial pero empeoró la eficiencia gubernamental y la infraestructura del país. Es lo que dice el International Institute for Management Development (IMD).

El mismo IMD también apunta a la difícil posición de Brasil en el ranking de la competitividad mundial: se ubica en el puesto 61° de 63 países. “Pagamos hoy de 66 a 100 dólares más por tonelada exportada, dependiendo del producto. El residuo tributario es de más del 7%, en un escenario en que es bajo el retorno a la población del impuesto pagado”, recordó el presidente de ArcelorMittal Brasil.

Roberto Giannetti de Fonseca reforzó lo anterior: “El Reintegra no es un favor; es un derecho de restitución a lo que no debería haber sido pagado por los exportadores brasileños. Es fundamental que el Gobierno entienda de lo que estamos hablando”.

El senador Armando Monteiro destacó el papel primordial de las reformas para conducir ese cambio de escenario y afirmó que el Poder Legislativo está haciendo su papel en este sentido.

El ministro sustituto de Industria, Comercio Exterior y Servicios, refirió que MIDIC es la casa del empresario y que ha actuado junto a los demás ministerios para revertir este escenario y, en fin, posibilitar la reanudación del crecimiento con base en el sector que es más capaz de producir desarrollo y, sobre todo, empleos.

INVERSIONES PARA LA COMPETITIVIDAD

El último panel del congreso fue marcado por la unión de los sectores. Al concluir el evento, el presidente del Consejo Directivo del Instituto Aço Brasil, Alexandre de Campos Lyra, destacó que se esperan acciones de emergencia, y habló de la importancia del aumento del Reintegra. “Todos coincidimos en que la recuperación del mercado interior es un proceso lento. Por eso, la elevación de la alícuota del Reintegra del 2% al 5% es esencial para promover la competitividad”, afirmó.

Sobre los principales controladores de consumo de la cadena, Lyra citó los cambios en el contenido local. Según afirmó, varias cadenas creyeron e invirtieron en esta política y ahora, para las próximas rondas, el Gobierno decide reducir el índice a la mitad y no distinguir bienes de servicios. “Si el contenido local sigue siendo demonizado, Brasil corre el riesgo de depender de capital chino, y nosotros, de la industria, vamos a ver la entrada de productos importados sin poder competir”, explicó.

José Carlos Rodrigues Martins, presidente de la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción, destacó el actual escenario del sector inmobiliario, que tiene en la construcción civil el consumo del 40% de la producción de acero nacional. “Estamos en un momento difícil, pero es posible ver grandes oportunidades. Las empresas nacionales corren riesgos con la inseguridad jurídica y económica que se vive hoy. Por eso las alianzas entre los sectores público y privado son de extrema importancia”.

Según el presidente de ABIMAQ (Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas y Equipos), José Velloso Dias Cardoso, la industria de máquinas ya perdió el 51% de su consumo aparente por falta de renovación e inversiones. “En lugar de pensar en salir de la crisis, estamos tratando de defendernos. Antes, nuestro segmento no tenía más de un año de crisis. Ahora ya estamos en el cuarto año consecutivo”, afirmó.

Marcos Eduardo Faraco, director ejecutivo del CBCA (Centro Brasileño de la Construcción en Acero), destacó datos de la industria de construcción metálica. El 40% de las construcciones en los EE. UU. son metálicas y, en Brasil, menos del 10%, lo que demuestra que este es un importante nicho a seguir. “Nuestro país está preparado, ya exporta estructuras metálicas a América del Sur y nuestra industria e ingeniería están calificadas para ello. Una construcción metálica lleva el 40% menos de tiempo para estar lista que la estructura clásica”, dijo. 

COLADA CONTURAL

ARQUEOLOGÍA
Descubren ingrediente secreto del hormigón de la antigua Roma.
Más información

Los integrantes de un equipo de investigación de la Universidad de Utah, publicaron un trabajo que revela el secreto del hormigón romano, que mejora con el intercambio químico abierto con el agua de mar, tal como lo describió Plinio el Viejo en su “Naturalis Historia”: las estructuras de hormigón construidas en los puertos se convertían “en una única masa de piedra, invulnerable a las olas y cada día más fuerte”.

El hormigón moderno empieza a deteriorarse al reaccionar con el agua salina perdiendo alcalinidad y carbonatarse. Roma construyó sus puertos con una combinación de caemento, cal viva y materiales volcánicos que la ingeniería moderna tardó siglos en igualar.

Mediante tecnologías muy avanzadas se analizaron muestras tomadas de la estructura de dos puertos romanos y un espigón construidos entre el siglo I antes de nuestra era y el siglo I de esta, encontrando los minerales tobermorita y la phillipsita en forma de finas fibras y placas más resistente y menos susceptibles a la fractura. Para el profesor de ingeniería de la construcción de la Universidad Politécnica de Valencia, Víctor Yepes, “el hormigón romano era mejor que el mal hormigón actual, pero no superior al buen hormigón”.


EDUACIÓN
“Tabla Periódica de los Elementos” ilustrada
Más información

Dmitri Mendeléyev abrió las puertas al conocimiento de la materia cuando en 1869 publicó su “Tabla Periódica”. Desde entonces todos la hemos estudiado pero sin conocer realmente cuál es la función de cada uno de los elementos de la tabla. Keith Enevoldsen, un diseñador en Seattle, EE. UU., creó una versión interactiva de la “Tabla Periódica” que muestra al menos un uso
para cada elemento. En ella puede verse por ejemplo que el tulio es esencial para cirugías con láser, el estroncio para los fuegos artificiales y el americio para los detectores de humo. La “Tabla Periódica de los Elementos” muestra los químicos ordenados por su número atómico (número de protones), configuración de electrones y propiedades químicas.

Enevoldsen declaró a la BBC Mundo: “hice la tabla para mí y para mis hijos y la subí a Internet para que otros la disfrutaran. Una de mis inspiraciones fue “Building blocks of the Universe”, un libro de 1958 de Isaac Asimov, centrado en presentar brevemente los 105 elementos que incluía entonces la Tabla”. 


MEDIO AMBIENTE
Fractura de la barrera de hielo en la Antártida
Más información

En julio pasado los medios de comunicación reportaron uno de los 10 icebergs más grandes desprendidos de la Antártida, con una superficie aproximada de 6.000 km2 (mayor que la isla de Hawai, por ejemplo). La grieta que creó el iceberg apareció hace varios años y aceleró su crecimiento desde el 2014 por lo que se mantenía monitoreada. Las corrientes y los vientos puedan llegar a empujarlo hacia el norte, en dirección al Atlántico, donde podría convertirse en un peligro para los barcos que navegan por la zona.

El nacimiento de un iceberg pueda parecer dramático pero no provocará un aumento en el nivel del mar. Lo que preocupa a los científicos no es el tamaño del iceberg, es el fundado temor de que toda la barrera Larsen C, la cuarta mayor de la Antártida, pueda desestabilizarse y acabe rompiéndose, provocando unos efectos colaterales que podrían tardar décadas en manifestarse.

El hielo transportado por los glaciales acaba absorbido por la barrera. La desaparición de esta hace que los glaciares fluyan más deprisa, aumentando el ritmo al cual el hielo se desplaza de la tierra al mar, con una repercusión mucho mayor sobre el nivel marino que el desgaje de los icebergs.


TECNOLOGÍA
Primera comunicación cuántica entre un satélite y la Tierra
Más información

La revista “Science” ha publicado que un equipo chino de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hefei, fue capaz de enviar pares de fotones entrelazados desde el satélite de telecomunicaciones cuántico Micius a dos ciudades chinas separadas por más de 1.000 km. Al llegar a estos puntos los pares seguían entrelazados y no habían perdido información por el camino formando un sistema indivisible. Por lo que si algo le pasa a uno se refleja inmediatamente en el otro.

Esta tecnología cuántica puede servir a futuro y permitir el envío de información más segura, imposible de ser “hackeada”, ya que no se puede interceptar uno de ellos sin que el ataque altere al otro fotón. En el pasado ya se han realizado con éxito transmisiones de información con partículas entrelazadas a través de cables de fibra óptica o del aire de la atmósfera entre puntos separados por unos 100 km, una distancia a partir de la cual la calidad de la señal se degrada en tierra por la pérdida de fotones durante el trayecto. Sin embargo, esta pérdida de información apenas se produce en el espacio, lo que permite extender las comunicaciones cuánticas entre puntos separados por miles de kilómetros.


BIODIVERSIDAD
Avances en la investigación sobre la desaparición de las abejas
Más información

Desde hace años los investigadores de todo el mundo intentan dar con la clave que produce la muerte de las abejas a escala global. Distintos factores ambientales y el uso de pesticidas agrícolas son las causas más probables de la progresiva desaparición.

El experimento en el campo más ambicioso hasta la fecha estaba en duda por la inconsistencia de las investigaciones previas. Trabajos de científicos británicos, diferentes de los realizados anteriormente, tuvieron como novedad estudiar en cómo afectan los insecticidas con pesticidas neonicotinoides a las diferentes especies de abejas, y cómo lo hacen a lo largo del tiempo en grandes extensiones de cultivo y en diferentes países europeos y Canadá.

Las colmenas más grandes en Alemania, mostraron poca evidencia de enfermedad y tenían acceso a una gama más amplia de flores silvestres para alimentarse. Los resultados son muy interesantes pero no concluyentes del todo porque el experimento controlado no es una situación del mundo real, con muchos otros factores influyendo en las colonias de abejas, como la destrucción de su hábitat, el ácaro varroa que absorbe sus líquidos internos, el parásito Nosema apis que perjudica su aparato digestivo, el cambio climático y una avispa asiática invasora que ataca sus colmenas.

_58 años de trayectoria en la industria siderúrgica

En esta edición, quisiera destacar que en este mes de octubre nuestra organización cumple 58 años de existencia y servicio a la industria siderúrgica de América Latina.

En un 3 de octubre de 1959, en la ciudad de Santiago de Chile, se oficializó la constitución del Instituto Latinoamericano del Fierro y del Acero (ILAFA). Su creación había sido acordada en la Primera Reunión de Industriales Siderúrgicos Latinoamericanos que se había efectuado en la misma ciudad.

El Acta Constitutiva fue firmada por empresas y asociaciones de 9 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México, Perú, Uruguay y Venezuela). Al 31 de diciembre de 1959, plazo que se estableció para la incorporación de empresas, se tuvo un registro de 41 compañías que representaban casi el 90% de la industria de la región.

El primer presidente fue el señor Edmundo Macedo Soares de Brasil y el Director General el señor Fernando Aguirre Tupper de Chile. No hay duda de que ILAFA, en su tiempo, fue una organización precursora de la integración industrial en América Latina. Tradición que se mantiene en la actualidad, al ser posiblemente la única organización empresarial de cobertura
latioamericana.

Dentro de sus funciones iniciales, destacan:

  • Realizar estudios de investigaciones del mercado latinoamericano, con el fin de lograr el mejor desarrollo de la industria siderúrgica.
  • Propiciar la normalización de los productos siderúrgicos.
  • Promover el intercambio de informaciones, experiencias y técnicas tendientes a mejorar la productividad y la calidad de la producción.

No hay duda de que esas actividades, con diferente enfoque y actualidad, se mantienen hasta hoy, lo que refleja que la orientación inicial de ILAFA estaba en la dirección correcta de las necesidades de sus socios.

Como toda organización, ILAFA se fue transformando en el tiempo y adaptándose a las nuevas tendencias y temas que influyen en nuestra industria. Estas nuevas realidades llevaron a los socios de ILAFA a adecuar la organización. En 2011, se inició la transformación empezando por el nombre y el logo.

En este contexto, nació la Asociación Latinoamericana del Acero - Alacero. Asimismo, sus actividades están normadas por una Visión y Misión adecuadas a los tiempos actuales.

Su visión es: ser la institución regional que representa a la industria del acero en América Latina para promover y promocionar su sustentabilidad sobre la base de su importancia para el desarrollo de la región.

Su misión es: promocionar el uso de acero como el material óptimo para un número creciente de aplicaciones; difundir el cuidado de la industria al medio ambiente y destacar al acero como el material más reciclable; fomentar el vínculo con la cadena de valor de la industria del acero; promover condiciones de competencia leal en la región; difundir las mejores prácticas de seguridad industrial; participar activamente en los foros internacionales de la industria; coordinar e integrar sus acciones con las Cámaras Nacionales de la Industria.

En la actualidad contamos con 49 empresas y asociaciones nacionales socias y 24 empresas afiliadas.

A lo largo de estos 58 años, nuestra organización ha pasado por tiempos buenos y malos, se ha enfrentado a crisis regionales y globales, los mercados nacionales se han abierto al comercio internacional y la competencia no siempre ha sido en condiciones leales. Sin embargo, estos retos y dificultades se han superado y en la actualidad se tiene una industria siderúrgica latinoamericana dinámica, competitiva, consciente del medio ambiente y preocupada por sus trabajadores y las comunidades donde opera.

Estamos ciertos de que la industria del acero de la región seguirá jugando un papel primordial en el desarrollo económico e industrial de América Latina. ••